sábado, 10 de enero de 2009

.... el rakú de Huerto Alegre










































































































































































































Precioso día, se cumplieron las premisas básicas para un buen día de rakú: un entorno maravilloso, buena compañía, y comidita variada y en abundancia, por lo que pudimos disfrutar con el fuego, el humo, y cómo entre ellos deciden el carácter último que tendrán nuestras piezas.

En verano, como los caracoles, con el puesto a cuestas






































































En verano muchos kilómetros. De pueblo en pueblo conociendo rincones de Andalucía, y enseñando nuestros cacharros. Aunque duro y frustrante a veces, espero que en 2009 movamos nuestra cerámica mínimo como en 2008, y que encontremos ferias en las que la artesanía sea realmente la protagonista (no la reventa y productos de "mercadillo").